Lectura: 76 minutos

9 formas de facilitar la autonomía de tu hijo en la cocina

|

9 formas de facilitar la independencia de tu hijo en la cocina - Familia Monti

Seguro que lo habrás notado, ¡pero los niños buscan constantemente su autonomía! Quieren hacer las cosas solos... Y esto, incluso cuando son pequeños. Esto es lo que María Montessori notó.

Una de sus frases más famosas es "ayúdame a hacerlo solo". Había observado que los niños buscan constantemente hacer cosas por sí mismos y desarrolló toda una pedagogía que les permite hacerlo a diario.

También recomendó ofrecerles esa autonomía en todas sus acciones y en cada estancia de la casa. Hoy te invitamos a descubrir 9 consejos que puedes aplicar fácilmente en casa para que tu hijo gane autonomía en la cocina. 
 

1.Autonomía desde temprana edad.

 

Cuando nos tomamos el tiempo para observar a los niños, nos damos cuenta de que constantemente buscan hacer las cosas por sí mismos. Quieren prescindir de la ayuda de un adulto. ¡Al lograr el éxito por sí solos, crecen!

 

Por eso les encanta participar en la vida diaria y en las tareas del hogar. María Montessori explicó que a los niños les gustan lo que los adultos llamamos “quehaceres”. Estas pequeñas acciones cotidianas les permiten desarrollar sus habilidades. Ella agrupó estas actividades cotidianas bajo el término “vida práctica”. 


Su papel como padre es organizar su hogar y el entorno general en el que vive su hijo para permitirle llevar a cabo estos experimentos. Participando en todas estas pequeñas tareas diarias, tu pequeño se sentirá reconocido como una persona importante en la familia pero también como un individuo por derecho propio.

 

Esto aumentará su confianza en sí mismo y su sentimiento de logro. 
Este arreglo puede materializarse en cualquier habitación de tu casa... ¡Especialmente en tu cocina, que es una fuente casi inagotable de experimentos para niños de todas las edades!

 

2. Diseñar tu cocina para facilitar la independencia.

Consejo #1: Deje libre acceso a los productos que usa su hijo solo. 

 

¿Qué mejor manera de empezar que permitir que tu hijo pueda recoger por sí solo todos los utensilios y herramientas que sabe utilizar? De esta manera, no tendrá que pedirte que lo uses.

 

En particular, podrás dejar a su disposición platos, cubiertos, vasos, manteles individuales, etc., para que cuando llegue la hora de comer pueda poner la mesa. Puede hacer todo esto por su cuenta. La idea es permitirle asumir esta responsabilidad de la A a la Z sin que necesite su ayuda. 

 

Consejo #2: Haz que tu plan de trabajo sea accesible.


Tómate un momento para ponerte en el lugar de tu hijo. Estás en la cocina, cortando tomates para la ensalada. Se lavan los tomates, luego se escurren y finalmente se cortan antes de colocarlos en el plato. ¿Qué ve tu hijo mientras haces todo esto?

Ciertamente ve tus manos moverse, un tomate pasando de vez en cuando... Pero no puede observarte dando cada paso porque es demasiado pequeño para ver el contenido de la superficie de trabajo... ¡Y así menos aún puede participar y aprender a hacerlo solo! ¡Qué frustrante puede ser esto para él! 


Al permitirle tener una visión del plan de trabajo y de tus actividades, le permitirás aprender de tus acciones. Los niños son mucho más sensibles a las instrucciones visuales que a las orales.

Por tanto, es mucho más fácil para un niño entender lo que significa lavar tomates si te ve haciéndolo, mojándolos bajo el agua, frotándoles la piel... en lugar de escucharte decirle cómo hacerlo.

Si está a la altura de su superficie de trabajo, podrá verlo avanzar. 

Además, podrá hacer todo esto solo, bajo tu supervisión, con total autonomía.

Esto le permitirá desarrollar un montón de nuevas habilidades y también fortalecerá su autoestima. 


Por eso recomendamos nuestro recorrido de observación. ¡Permitirá a tu hijo acceder a la superficie de trabajo, estar a tu altura y con total seguridad!

Práctico, se mueve fácilmente gracias a sus dos ruedas. ¡Podrás encontrar diferentes formatos según la composición de tu familia y enriquecerla con diferentes opciones para diversificar su potencial!   

 

Consejo nº3: instala un punto de agua de fácil acceso. 

 

Otro consejo para fomentar la independencia de tu hijo en la cocina sería facilitarle acceso al agua. Para ello, ¿tal vez podrías ofrecerle una pequeña estación a su altura?

¿Sobre este último se podrían colocar sus tazas además de una fuente de agua?

Esta disposición le permitirá beber en cuanto sienta la necesidad mientras desarrolla su motricidad fina (presionar el botón de la fuente de agua, llenar su vaso, llevárselo a la boca, etc.).

 

Eso sí, es probable que se derrame agua. Por lo tanto, proporcione esponjas o toallas para que nuevamente su hijo pueda hacerlo solo y limpiarse solo.  

 

Consejo nº 4 para fomentar la independencia de tu hijo en la cocina: un puesto de “lavavajillas” a su altura.

Una vez terminada la comida, probablemente tu hijo tenga un poco por toda la boca, ¿verdad?

¿Qué pasa si le preparas un lugar para que se limpie? A menudo tendemos a hacerlo por ellos. Pero, en última instancia, es totalmente posible darles la oportunidad de hacerlo ellos mismos.

 

Para ello, puedes habilitar un espacio en tu cocina en el que prepararás: un espejo a tu altura, guantes húmedos y un pequeño cesto de ropa sucia por ejemplo. Entonces su hijo podrá lavarse solo sin su ayuda. 


 
3. Fomenta la autonomía diaria de tu hijo en la cocina. 

Consejo #5: ¡Preséntale a tu hijo todos los utensilios!

 

No es raro, muchas veces debido a nuestra propia educación, impedir que los niños utilicen determinados utensilios.

 

Sin embargo, en la pedagogía Montessori aconsejamos permitirles realizar sus experimentos tan pronto como los niños tengan la capacidad para hacerlo. Para ello, nos quedamos cerca y les mostramos cómo hacerlo.

 

Por supuesto, no se trata de darle un cuchillo a su hijo y dejar que lo pruebe solo. La idea es ir familiarizándolo poco a poco con esta herramienta. Para ello existen, por ejemplo, cuchillos con flecos y extremos redondos.

 

Luego permiten a los niños cortar con total seguridad. Estas hojas de corte Montessori están diseñadas para las manos pequeñas y la motricidad fina de los niños que luego pueden utilizar toda su fuerza para cortar. Hay tantos experimentos posibles como utensilios posibles.

 

Si su hijo aún no tiene suficientes habilidades motoras para cortar solo, ¿tal vez podría sugerirle que exprima frutas cítricas o revuelva la comida en un tazón?

 

El objetivo de este consejo es que en cada etapa, en cada edad, puedas presentarle a tu hijo nuevos utensilios y herramientas de cocina... ¡Para saciar su sed de experimentación! 

 

Consejo #6: Invite a su hijo a ayudar a preparar las comidas.


¿Preparándote para cocinar?

¿Qué pasaría si se ofreciera a ayudar a su hijo?

Luego podrá confiarle tareas que pueda realizar de forma independiente.

¡Esto fomentará su sentimiento de ser útil como cualquier otro miembro de la familia! 

 

Consejo #7: Ritualiza la puesta de la mesa.

 

Esta es otra idea práctica que puedes implementar fácilmente con tu hijo… ¡aunque sea pequeño!

 

Recuerde que los niños disfrutan participando en las tareas de la vida diaria. Éstas no son “tareas” para ellos. Al contrario ! Sienten que están haciendo algo importante.

 

Algo que sólo hacen los “grandes”. Así que invítalo a poner la mesa, a poner la mesa. Luego podrá llevar, uno por uno, los platos y luego los cubiertos. Es un verdadero trabajo para él.

 

Además de fortalecer su concentración, esto le permitirá ganar confianza en sí mismo. Para un niño, jugar con el traslado de objetos o poner la mesa son dos trabajos. ¡No existe jerarquía entre estas dos actividades! 

 

Consejo nº 8: en la cocina, ofrece autonomía durante las comidas.

Cuando llegue la hora de comer, pregúntate siempre si lo que estás a punto de hacer es útil o no. ¿Tu hijo podría hacerlo solo? Por ejemplo, si se le cae pasta al lado de su plato, ¿podrá recogerla él mismo?

Cuando le sirves su plato, ¿habría tenido la capacidad de servirse él mismo del plato? ¡Son sólo sugerencias, pero este trabajo de reflexión diario te permitirá ofrecer aún más autonomía a tu pequeño en la cocina! 

 

Consejo #9: Y después de la comida, ¿qué puede hacer?

Nuestro último consejo relacionado con la autonomía en la cocina se refiere al tiempo después de las comidas. ¿Qué puede hacer tu hijo a su nivel? ¿Es posible que se vaya? ¿Tirar a la basura? ¿Limpia los platos? Vea qué tareas podría confiarle.

Porque a sus ojos, es una auténtica prueba de la confianza que tienes en él. Le estás “confiando” algo importante.

Para ganar autonomía en la cocina, le recomendamos nuestra estación de lavado que permitirá a su hijo lavarse las manos y/o lavar los cubiertos después de una comida, por ejemplo.

Esperamos que estos consejos te sean útiles en el día a día.

En definitiva, lo más importante reside en la visión de esa autonomía que tendrás cuando seas adulto.

No siempre es fácil cuestionar lo que siempre hemos visto, oído o hecho. Pero da un paso atrás y pregúntate: “¿Podría hacerlo solo? » realmente puede marcar la diferencia en el día a día. A veces basta con una pizca de sal para fomentar la independencia de tu hijo en la cocina... Y si tienes algún otro consejo, ¡no dudes en compartirlo en los comentarios!

Amar es compartir